Will Smith comparte su secreto para una relación de pareja exitosa

Hace pocos meses que Will Smith tiene una cuenta en Instagram, y desde que la tiene ha hecho reír y reflexionar a miles de personas. El actor sube videos en donde se lo ve cantando y divirtiéndose, pero tampoco desaprovecha la oportunidad para compartir experiencias y lecciones de vida.

Tu felicidad es tu responsabilidad

Will está casado con la actriz Jada Pinkett desde hace 20 años, y en un video que compartió, el actor revela la clave para ser feliz junto a la persona que amas: «No puedes hacer feliz a una persona […] Puedes hacer que esa persona sonría y se sienta bien, pero que esa persona sea feliz está totalmente fuera de tu control».

El actor dijo que no se debe buscar la felicidad en la pareja, sino que primero hay que encontrarla en uno mismo para luego compartir esa felicidad con la persona que amamos. Y de esa manera también podemos liberarnos del peso de tener que hacer feliz al otro. Algo que se escapa totalmente de nuestro control.

«Recuerdo el día que me retiré. Literalmente le dije a Jada: “Se acabó, me retiro. Me retiro de hacerte feliz. Necesito que te hagas feliz a ti misma y me demuestres que es posible”. Luego nos reímos mucho y hablamos de cómo habíamos recibido el concepto romántico de que cuando nos casáramos nos volveríamos uno. Y nos dimos cuenta de que eramos dos personas distintas con caminos diferentes, pero decidíamos seguir esos caminos diferentes juntos».

Recordar que no existen parejas felices, sino personas felices que deciden estar juntas sí que es un gran alivio. El peso de cargar con la idea de que nuestra felicidad depende de otra persona es sumamente abrumador (y ni qué hablar para el otro que también carga con esa gran tarea).

Ser conscientes de que nuestra felicidad solo depende de nosotros mismos es el primer paso para tener una relación sana. Una relación en que no le pides al otro que llene tu vacío, ni en la que le reprochas todo lo que te falta. La gran noticia es que todo lo que necesitas puede ser dado por la única persona con la que estarás toda tu vida: tú mismo.