¿Se te infecta la oreja si usas aretes que no son de oro? Esta es la razón



Los aretes son uno de los accesorios predilectos de las mujeres. Grandes o pequeños, discretos o llamativos, sencillos o muy elegantes, hay para todos los gustos. Sin embargo, algunas chicas tienen un pequeño inconveniente: sólo pueden utilizar pendientes de oro, para no lastimar su oreja. ¡Adiós a esas arracadas metálicas o a esas lindas flores de bisutería!

A esta condición se le conoce como ‘eccema alérgico’ y, tal y como su nombre lo indica, se trata de una reacción alérgica en la piel. Quienes la sufren sólo pueden usar aretes hechos de oro, pues de lo contrario tendrán picazón, enrojecimiento, inflamación e incluso supuraciones en el lóbulo de la oreja (o donde tengan la perforación).



El níquel es el principal elemento que provoca esta reacción adversa -la cual incluso puede convertirse en una fuerte infección-. Este metal está presente en prácticamente toda la joyería ‘de fantasía’, además de formar aleaciones en piezas de plata y otro blanco.

Por qué algunas personas sólo pueden usar aretes de oro

Si bien no existe un remedio para aliviar esta condición, sí hay algunas cosas que puedes hacer para contrarrestarla. Prueba colocar una capa de esmalte de uñas transparente en el poste del arete que quieres usar. Esto actuará como un aislante e impedirá que tu piel tenga contacto directo con el metal.



Otra opción es que busques pendientes cuyo poste sea de plástico (aunque la figura del arete sea de otro material), para que no tengas una reacción alérgica. También existen líneas de joyería de plata u oro blanco que garantizan no tener níquel en sus aleaciones. Finalmente, puedes optar por los aretes de acero quirúrgico o titanio, ya que no contienen el temido metal.