Pensaron que era un perrito sucio, pero cuando lo bañaron



Era un día como cualquiera en una zona de negocios de Londres; de pronto, un ruido comenzó a preocupar a los los trabajadores y albañiles del lugar. Se quedaron en shock al darse cuenta que el extraño sonido era cada vez más fuerte y comenzaba a inundar el ambiente, cada que se acercaban a un pozo de concreto, el llanto de desesperación se hacía cada vez más y más fuerte.  
 

 

Al llegar al profundo sitio notaron que los llantos y ladridos se parecían mucho a los de un pequeño perrito; desesperados y preocupados, pusieron manos a la obra y no descansaron hasta sacar a la criatura del profundo agujero. El animal, estaba cubierto de barro, concreto seco y tenía muchísima tierra encima. Su pelaje estaba totalmente enredado y lleno de suciedad; el pobre lucía cansado y sin esperanzas… se notaba que había pasado horas luchando entre el lodo antes de darse por vencido… 
 
Respiraba con dificultad, y apenas y podía abrir sus ojitos. A simple vista no sabían de qué animalito se trataba, aunque todos pensaron que era un cachorrito. Sin dudarlo, los rescatistas llevaron al pequeño a la clínica de South Essex, un hospital especial para animales salvajes, pues temían que la criatura no sobreviviera. 
 
Al llegar, los doctores hicieron todo su esfuerzo por retirar la tierra de su rostro, pero había demasiado concreto pegado a su piel; al quitarlo el pequeño animal sufría y lloraba, pero al cabo de 3 horas, lograron limpiarlo casi por completo. 
 
Sin embargo, todos se quedaron sorprendidos al ver que el pelaje del cachorro era rojizo y hermoso… ya que no se trataba de un perro ¡Si no de un zorro bebé! El pequeño de 4 meses se había alejado de su madre y había caído al agujero. Afortunadamente no tenía demasiadas heridas y los veterinarios pudieron curarlo rápidamente. 
 
De cariño le pusieron “Muddsey” que en inglés significa “Lleno de barro” o“Lodoso”. Sin embargo, este lindo zorrito fue puesto en adopción rápidamente y su nueva familia le dio un nombre aún más adorable: Puggle. Es simplemente hermoso verlo juguetear y pasar los mejores momentos en su nueva camita. 
 
Afortunadamente esta historia tuvo un final feliz, gracias a las personas de buen corazón que se tomaron el tiempo de rescatarlo y a quienes decidieron darle un nuevo hogar. 
 
Esto nos demuestra que aún hay esperanza en el mundo y que ninguna criatura es poco valiosa. ¿Verdad que este pequeñito es adorable?Comparte el nombre de tu mascota en los comentarios.