Los macrófagos, el punto débil de los tatuajes

Cuando estás a punto de hacerte tu primer tatuaje escuchas “piensa bien lo que te vas a hacer, porque es para toda la vida”, y aunque ya existe un método para que deshagas de ellos, es muy doloroso, te queda una cicatriz, es costoso y no siempre resulta.

Pues quien te dice eso, en parte tiene razón. Los culpables de que un tatuaje permanezca y que solo se vea un poco descolorido son los macrófagos –células que están en los tejidos de los organismos y que tiene el sistema inmunitario–.

Las células que hacen a un tatuaje de por vida

Se trata de los macrófagos, los cuales son capaces de ingerir y destruir células a través de un proceso llamado fagocitosis.

Para entender su funcionamiento, investigadores del Centro de Inmunología de Marsella-Luminy y la Universidad Aix-Marsella, en Francia los estudiaron y descubrieron que se comían la tinta, pero, ¿por qué no desaparecían?

Los tatuajes permanecen, porque el proceso de los macrófagos es cíclico y nunca termina: estas células se comen la tinta y cuando mueren la liberan, entonces aparece otro que llega a ingerirla. El estudio que describe este proceso fue publicado en la revista Scientific American.

Ahora, el equipo que hizo la investigación va a buscar un método para que los tatuajes puedan eliminarse de una mejor manera.

“La eliminación del tatuaje puede mejorarse si combinamos cirugía láser con la eliminación transitoria de los macrófagos presentes en el área del tatuaje”,
INVESTIGADORES