El robot Pepper tiene un nuevo trabajo: dependiente en pizza hut

Allá por 2015 conocimos a este pequeño robot creado por Softbank en colaboración con la empresa francesa de robótica Aldabaran SAS. Pepper es capaz de interactuar con los humanos, de hablar con ellos y entender sus estados de ánimo, por ello ha trabajado en muchas puestos desde entonces: en hospitales, en tiendas, en programas de televisión, incluso oficiando funerales. Su principal objetivo ha sido siempre entretener a la gente, hacerles felices o que se sientan mucho mejor. De hecho, la idea con la que nació este robot fue la de servir de compañía y dar amor.

Ahora está ampliando sus funciones y ha encontrado trabajo en Pizza Hut, eso sí, un poco lejos: en Singapur. Si uno va con hambre a uno de sus establecimientos, él lo sabrá y aprenderá con cada cliente que entre por la puerta. Apenas mide 1,20 m., pero su estatura no le va a impedir ganarse la confianza de los consumidores hambrientos e indecisos. Su función principal será tomar pedidos, dar recomendaciones y cobrar a los comensales (de hecho, la iniciativa está promovida también por Mastercard). Aquí podemos ver cómo funciona y cómo podemos comprobar, no es todo lo rápido que podemos esperar: ¿cerca de 3 minutos para una sencilla pizza de pepperoni?

A pesar de que en su momento se anunció su llegada mucho antes, para finales de 2016, finalmente ha sido presentado ahora. Se ha hecho de rogar, pero sinceramente, no creemos que llegue a sustituir por el momento a los seres humanos. De hecho, ya hemos podido comprobar hace poco, que un modelo suyo fue despedido de un supermercado “por incompetente” y cómo otro robot que comenzó a trabajar en una hamburguesería, Flippy, no llegó a pasar ni la semana de prueba y le despidieron. De momento, estos intentos por incluir a los robots en las tareas de los humanos no están siendo del todo satisfactorios.

Esperemos que en esta ocasión aguante un poco más.